¿Quiénes somos?

conCiencia en un planeta finito.

Fundación Gaia Pacha Santa Cruz

Gaia Pacha Santa Cruz es una fundación ambientalista sin fines de lucro, sin afinidad política partidista, a base principalmente de voluntariado y motivada por los ejes de: a) Ciencia & Investigación, b) Educación & Participación Ciudadana, c) Políticas Ambientales, y d) Conservación & Restauración de Ecosistemas.

La Fundación Gaia Pacha nació el 2006 cuando un grupo de estudiantes de ingeniería ambiental de la Universidad Católica de Cochabamba decidió crear una institución que responda los retos ambientales en el país.

El término griego Gaia evoca a la teoría de James Lovelock que afirma que el planeta Tierra está con vida.  De una manera complementaria, el término Pacha que viene de dos de más de 30 lenguas nativas del país que dentro un concepto más amplio significa Madre Tierra.  En consecuencia, Gaia Pacha es la combinación de teorías modernas y un legado de conocimiento cultural de todo nuestros país que se complementan una a otra. Que nuestra Madre Tierra está viva y somos parte de ella.

Trabajamos en el departamento de Santa Cruz desde el 2013 con diferentes tipos de proyectos, y actualmente nos encontramos en el proceso de obtener nuestra Personería Jurídica Departamental. Si quieres conocer más sobre nuestras acciones, o unirte a nuestro equipo, te invitamos a navegar por nuestra página web, seguirnos en nuestras redes sociales, o contactarnos directamente.


Visión y Misión de la Fundación Gaia Pacha Santa Cruz (Artículo 7 de nuestros Estatutos, 2020)

Nuestra personería jurídica está en proceso de aprobación por el gobierno departamental, sin embargo, compartimos la visión y la misión de nuestra fundación:

Visión: contribuir con la construcción de un mundo ambientalmente sostenible, promoviendo estilos de vida y modelos de desarrollo con bajo impacto ambiental, pero con alta calidad de vida.

Misión: adaptar, crear e implementar propuestas técnico/científicas que promuevan la conservación de ecosistemas naturales y sus beneficios ambientales; la restauración de ecosistemas degradados, la gestión ambiental responsable, promover economías ambientalmente responsables, uso de energías sostenibles y no contaminantes, alimentación sana, generar cambios de comportamiento, mejora del conocimiento y de valores y actitudes, y que además aporten a la creación y reconstrucción de la conciencia humana para que vuelva a conectarse con el entorno natural considerando el contexto de nuestro país.